Skip to main content

El uso de la tecnología en diferentes aspectos de nuestras vidas es cada vez más frecuente. Uno de estos, sin lugar a duda, ha sido la salud. El componente digital trae diferentes beneficios, tanto para los tomadores de decisiones en los gobiernos, como para el personal sanitario y, principalmente, para los pacientes.

A continuación, se presentarán algunos ejemplos de buenas prácticas de transofrmación digital de la salud en la región:

Registros clínicos electrónicos en Uruguay

Un claro ejemplo de la implementación de registros clínicos digitales es Uruguay. Junto con México, es de los únicos países en América Latina en integrar el grupo de los nueve países líderes en gobierno digital a nivel mundial: D9. Suele ser visto como un país modelo en la región en términos del desarrollo armónico y sostenido de las tecnologías de información aplicadas a la salud, a partir de una estrategia que lidera la Agencia de Gobierno Electrónico y Sociedad de la Información y del Conocimiento (AGESIC).

El médico Félix González, en su exposición sobre el programa especial Salud.uy, de AGESIC, manifestó que Uruguay trató de que la inversión en infraestructura para el desarrollo de la historia clínica única electrónica fuera con equidad y en el marco de sistema único integrado de salud. “A veces perdemos de vista que una historia clínica electrónica nacional es un instrumento para apoyar un sistema de salud. No tiene sentido en sí misma”, advirtió. “En una segunda instancia podrá servir para razones de estadística, epidemiología u otras que la autoridad sanitaria decida. Pero lo primero es la continuidad asistencial”, añadió.

Para la legislación uruguaya, el usuario es el dueño de la historia clínica y el prestador es el custodio. “Salud.uy provee la historia clínica electrónica nacional (HCEN), que no es un software sino una plataforma de intercambio segura de datos de eventos asistenciales”, aclaró. Es así que la plataforma se divide de la siguiente manera:

  • Mi historia clínica: accede y filtra todas las consultas recibidas por especialidad y fecha (como imagenología, laboratorio, urgencia, etc.).
  • Accesos y permisos: el usuario podrá proteger su información al tener el control de acceso a la misma.
  • Historial de accesos: muestra la actividad de todos los que entran al archivo individual de cada paciente.
  • Mi Salud Digital: presenta un instructivo del funcionamiento y las características del sistema para poder navegar a fondo y con más facilidad.

El Hospital digital del Ministerio de Salud de Chile y el Telecomité de la Unidad de paciente crítico (UPC)

La idea del proyecto Hospital Digital del Ministerio de Salud de Chile consiste en un proceso transformacional del sistema de salud pública, el cual se basa en distintos ejes estratégicos que incorporan la tecnología. De esta manera, está diseñado para apoyar el quehacer de la atención presencial, de manera que muchos de los procesos clínicos habituales se puedan ver facilitados mediante este hospital al que se podrá acceder de manera remota para entregar servicios directos a la gente y a los equipos de salud.

En lo operacional, Hospital Digital sigue una lógica de “células”, un ecosistema de unidades integradas que operan coordinadas de acuerdo a demandas y capacidades de atención necesarias. Lo anterior, permite crecer en base a las necesidades reales de atención y agregar nuevas “células” de especialidad en forma continua.

Entre las principales ventajas se encuentran las siguientes:

  • Acceder a la información relevante para el cuidado de su salud.
  • Acceder con más facilidad y rapidez a atención médica general.
  • Iniciar tratamientos de manera más rápida y oportuna.
  • Ahorrar tiempo y desplazamientos innecesarios para conseguir una atención de salud o realizar trámites asociados.
  • Próximamente, acceder a información de salud relevante, como su historial médico, recetas médicas electrónicas, entre otras.

Por otro lado, junto a la Sociedad Chilena de Medicina Intensiva, SOCHIMI, el Ministerio de Salud de Chile implementó una estrategia de Telecomités de UPC con el objetivo de brindar apoyo remoto a los equipos de paciente crítico de los establecimientos de la red pública que no cuentan con especialistas intensivistas, para el manejo de personas con COVID-19 positivo y que se encuentran hospitalizadas.

Estos Telecomités de Unidad de Paciente Crítico están conformados por el equipo tratante del paciente en el hospital de origen, y por un grupo de profesionales intensivistas especializados en esta enfermedad del Hospital Digital. Estos sesionan de manera remota, en horarios programados, conectando en tiempo real a los integrantes del panel, tanto del hospital de base como del equipo de profesionales médicos y no médicos del Hospital Digital, tras una previa coordinación y organización del proceso.

De esta manera, se pueden trabajar estrategias conjuntas disminuyendo variables externas como el tiempo y el lugar, mientras que se potencia la atención a los pacientes.

USA Human Dx: Plataforma interactiva para un diagnóstico preciso

A partir de un artículo publicado por el BID, se identificó que los errores de diagnóstico son muy comunes, pese a que son uno de los aspectos más importantes en el trabajo de un médico y pueden resultar en una atención tardía o incluso la muerte (Blaya y Brandon, 2018). Debido a ello, diversos gobiernos han empezado a implementar programas y políticas enfocados en reducir los errores de diagnósticos, basándose así en incentivos para capacitaciones continuas, entre otros. No obstante, las implementaciones de dichas acciones son difíciles de calibrar eficazmente y de implementar a su debido tiempo. 

Es por ello que se creó el Human Diagnosis Project (Human Dx): iniciativa para la construcción de un sistema abierto de información que registra los pasos que deben seguirse para ayudar a los pacientes. Haciendo uso de esta plataforma, un profesional de la salud puede hacer una pregunta y en cuestión de horas ver las recomendaciones de otros médicos, en términos de diagnóstico para confirmar o descartar una sospecha, los siguientes pasos y el tratamiento respectivo. 

Como detalla el BID, actualmente, Human Dx cuenta con más de 8000 colaboradores de más de 80 países, que representan a 500 instituciones médicas. Para construir este sistema, se requiere de innovación en dos áreas: la colaboración clínica y la educación médica interactiva.

Además de la información colectiva, la educación médica interactiva, con una participación mayor y un aprendizaje cuantificable, también ayuda a mejorar el diagnóstico. Lo hace a través de plataformas de educación médica gratuita y personalizada para que cualquier profesional médico aprenda a través de simulaciones interactivas basadas en casos, que imitan más de cerca la práctica clínica y evalúan múltiples dimensiones del desempeño

España, Vodafone y el uso de Big Data en salud

La consolidación del Big Data en el campo de la salud partirá de la síntesis de la información ‘antigua’ y ‘nueva’ incorporando tanto las provenientes de las redes sociales como en el futuro cercano aquella derivada del Internet de las Cosas. Optimizar esta información se puede traducir en un mayor conocimiento del paciente gracias a la síntesis de la información existente de historias médicas, registros electrónicos de salud, registros personales de salud y análisis e imágenes clínicos. Asimismo, se genera nueva información para conseguir una mejor detección de efectos secundarios de los fármacos, mejores y más adecuados tratamientos y con mayor rapidez, así como avanzar en la medicina personalizada y en la medicina preventiva.

El principal beneficio que se espera de la aplicación del Big Data en salud es el de mejorar la calidad de la atención médica, tanto en los aspectos de investigación, diagnóstico y tratamiento, como de atención sociosanitaria.

Cabe resaltar que, las técnicas de big data ya se están empleando por ejemplo para monitorizar bebés en la unidad de neonatos de un hospital en Toronto. Grabando y analizando latidos y el patrón de respiración de cada bebé, la unidad ha desarrollado unos algoritmos que pueden predecir infecciones 24 horas antes de que los primeros síntomas aparezcan. De esta manera, el equipo médico puede intervenir y salvar vidas en un entorno en el que cada hora cuenta.

A partir del informe de la Fundación Vodafone en España, se apuntan algunas de las posibilidades que aparecen para los diferentes agentes que participan en la salud y que serán los ejes de estos nuevos modelos de atención:

  • Para los profesionales de la salud: esta nueva tecnología favorecerá una mejor planificación y personalización de las terapias para las personas con problemas de salud crónicos al basarse las decisiones terapéuticas en una gran cantidad de información del mundo real.
  • Para los proveedores y pagadores de salud: las nuevas tecnologías de análisis de datos ofrecerán mejores resultados basados en una mejor y más inteligente trazabilidad de los pacientes.
  • Para la industria farmacéutica y de tecnología médica: la aplicación de Big Data puede permitir a la industria farmacéutica y a la industria de tecnología médica la posibilidad de desarrollar nuevos productos y servicios a estos colectivos.
  • Para los pacientes: Big Data, conjuntamente con una mayor superación de las barreras de alfabetización digital, puede resultar en un mayor empoderamiento de los pacientes, una mejor comprensión de su patología y, por tanto, una mayor calidad asistencial, una mayor satisfacción del paciente y una mayor eficiencia en la provisión de servicios sociosanitarios

El uso de la Inteligencia Artificial en el sistema de salud de Lóndres

La inteligencia artificial (IA) en el sector salud está cambiando las dinámicas con sus aplicaciones en el soporte de decisiones, análisis de imágenes y clasificación de pacientes. Hoy en día, la IA ayuda a los médicos a tomar decisiones más inteligentes en el punto de atención, al mejorar la facilidad y precisión de la visualización de las exploraciones de pacientes y al reducir el agotamiento de los médicos.

Tal como señala el panel de médicos e investigadores de Cleveland, el uso de la inteligencia artificial en la asistencia sanitaria, así como productos específicos para el paciente obtenidos con la impresión 3D o la consolidación de la cirugía robótica, son algunas de las innovaciones que mejorarán la curación y cambiarán la atención médica en los próximos años.

De esta manera, la compañía de tecnología sanitaria Digital Surgery en Londres recientemente desarrolló y demostró con éxito el primer sistema de IA dinámico, en tiempo real, diseñado para las salas de cirugía. La plataforma de IA puede proporcionar mapas de ruta y actuar como un sistema de navegación para cada quirófano y centro quirúrgico. Además, aborda las innumerables variables que enfrentan los equipos quirúrgicos, desde rotación del personal, lenguaje, cultura, herramientas y recursos, hasta el nivel de capacitación y habilidades del equipo médico profesional.

El aumento de los e-Profesionales

Ante el contexto de la pandemia por la covid-19, los profesionales de la salud tienen un gran reto de adaptarse a la salud digital. De este modo, surgen los e-profesionales, aquellos que son conscientes de este cambio y utilizan todas las herramientas que tienen a su alcance para hacer mejor su trabajo y desarrollarse profesionalmente. De esta manera, diversos doctores han usado las redes sociales, blogs, videos para hacer llegar su conocimiento más allá de sus centros de trabajo. Uno de ellos es el Doctor Jesús Garrido también conocido como “Mi pediatra online” (España). 

El doctor se dio cuenta de que, utilizando un canal en Internet, era capaz de llegar a muchas más personas de las que veía en su consulta y que haciéndolo se estaba forjando además una marca personal que le generaba una visibilidad importante y mejoraba su reputación profesional. Las redes sociales eran el sitio perfecto para divulgar sus contenidos, porque era allí donde acudían muchos padres en busca de respuesta. Y por ello decidió dedicar parte de su trabajo a potenciar su presencia en estos espacios, ayudando de forma indirecta a miles de personas. 

Un claro ejemplo de ello, es la plataforma peruana Alivia, que durante la pandemia sirvió a muchos ciudadanos que no contaban con un seguro de salud o simplemente no querían salir de su casa para recibir atención médica. De esta manera, las personas ya no van al sistema de salud, sino que hay diversas maneras para llegar a los pacientes y empezar a brindar servicios de manera temprana. Son diversas aseguradoras que han abierto este canal digital en temas de salud y la tendencia es que vaya en aumento.

Reflexión final

Los aportes mencionados líneas arriba son un gran avance para mejorar la entrega de servicios de salud a las ciudadanas y ciudadanos. El enfoque centrado en el paciente permite generar soluciones innovadoras que facilitan la experiencia para los usuarios. Sin embargo, en países como el Perú, aún existen ciertas limitaciones. Por ejemplo, el acceso al internet aún es limitado y esto podría generar una exclusión a los sectores más alejados de las ciudades y vulnerables. Ante ello, precisamente el trabajo conjunto del Estado, el sector privado y los profesionales de la salud es prever dichos escenarios. 

Otro reto a considerar es el almacenamiento de los datos personales, que es un tema sensible en la actualidad. Tanto los ministerios de salud de los países como la secretaría encargada de la transformación digital deben observar y analizar que la seguridad de la información esté a buen recaudo, sin que esto signifique una regulación que obstaculice la innovación en la salud.

La salud del futuro ya no es solo competencia exclusiva del personal de salud, requiere la cooperación de todos: ingenieros, abogados, sociólogos, politólogos, etc. Para lograr una transformación real, debemos empezar adoptando programas y acciones con un enfoque multidisciplinario, que nos permita abordar estos grandes retos a través de ideas innovadoras y disruptivas para alcanzar el objetivo de forma eficiente.

Messenger icon
X
X